Incentivos Fiscales / Deducciones I+D+i

La deducción fiscal por I+D+i está regulada por el Art. 35 del TRLIS (Ley de Impuesto de Sociedades), se trata de una de las más eficientes herramientas de retorno de la inversión de la I+D+i ya que puede alcanzar un importe superior al 42 % de gasto realizado.

Las deducciones por I+D+i ofrecen una serie de ventajas sobre otro tipo de ayudas, al aplicarse sobre la cuota íntegra no tributan, no existe concurrencia competitiva, se puede capitalizar la deducción generada si cumples determinados requisitos, son compatibles con otro tipo de ayudas (plenamente compatible con subvenciones y plenamente compatibles con las bonificaciones en la SS.SS del personal investigador en las Pymes Innovadoras, para el resto es compatible aunque no para el mismo investigador) la deducción por Innovación tecnológica contempla el desarrollo de muestrarios textil, calzado, juguete, marroquinería y madera y mueble.

Importe de deducción por I+D+i

El importe se calculará determinando la base de deducción como la suma de los gastos realizados en personal, materiales, colaboraciones externas: tanto con entidades privadas como con Organismos Públicos de Investigación OPI´S y Centros Tecnológicos, Amortizaciones de Activos en su dedicación a cada proyecto, y otros gastos directamente afectos a la actividad de I+D+i. Una vez determinada la base se deberá clasificar a efectos fiscales el gasto realizado en Actividades de I+D o de Innovación Tecnológica y se minorará la base en el 65 % de las subvenciones recibidas. Al resultado se le aplicarán los siguientes porcentajes:

  • Actividades de I+D:
    • 25% sobre la media del gasto en I+D de los dos últimos ejercicios.
    • 42% sobre el exceso de dicha media.
  • A lo que se sumará:
    • 17% Deducción adicional por personal investigador cualificado dedicado en exclusiva a I+D.
    • 8% de las inversiones en elementos de inmovilizado material e intangible afectos exclusivamente a las actividades de investigación y desarrollo.
  • Actividades de Innovación Tecnológica:
    • 12% de los gastos realizados en el ejercicio.
Seguridad

Las empresas tienen la opción de aplicar directamente la deducción generada en su autoliquidación de Impuesto de Sociedades (sin perjuicio de la necesidad de disponer de la documentación oportuna que justifique la deducción consignada o aplicada) o podrán aportar informe motivado emitido por el Ministerio de Ciencia e Innovación, o por un organismo adscrito a éste, relativo al cumplimiento de los requisitos científicos y tecnológicos exigidos para calificar las actividades como investigación y desarrollo, o para calificarlas como innovación. Dicho informe tendrá carácter vinculante para la Administración tributaria.

Igualmente podrán presentar consultas o acuerdos previos de valoración a la Dirección General de Tributos sobre la interpretación y aplicación de la deducción, cuya contestación tendrá carácter vinculante para la Administración tributaria.

El periodo de solicitud de Informe Motivado concluye a los 6 meses y 25 días una vez finalizado el ejercicio fiscal en el que se lleva a cabo la actividad de I+D. No se emitirá informe motivado sobre las actividades o proyectos ya iniciados y que afecten a periodos impositivos cuyo plazo voluntario de declaración haya finalizado con anterioridad a la fecha de la solicitud.


Plazos de aplicación de la deducción por I+D+i

Para aquellas empresas que no generan cuota suficiente de impuesto de sociedades o que deseen esperar a disponer de total seguridad jurídica antes de aplicar la deducción, disponen de hasta 18 años para aplicarlas desde el periodo impositivo en el que se generó el derecho a la deducción por I+D+i.


Capitalización de la deducción por I+D+i

No obstante, la ley de apoyo al emprendedor introdujo una interesante alternativa para aquellas entidades que deseen capitalizar el crédito fiscal generado y hacerlo efectivo sin esperar a disponer de cuota suficiente, ya que se puede solicitar la capitalización del 80% de dicho crédito fiscal si cumples los siguientes requisitos:

1. Que transcurra, al menos, un año desde la finalización del período impositivo en que se generó la deducción, sin que la misma haya sido objeto de aplicación.

2. Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita a actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica no se vea reducida desde el final del período impositivo en que se generó la deducción hasta la finalización del plazo a que se refiere el siguiente punto 3.

3. Que se destine un importe equivalente a la deducción aplicada o abonada, a gastos de investigación y desarrollo e innovación tecnológica o a inversiones en elementos del inmovilizado material o activo intangible exclusivamente afectos a dichas actividades, excluidos los inmuebles, en los 24 meses siguientes a la finalización del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o abono.

4. Que la entidad haya obtenido un informe motivado sobre la calificación de la actividad como investigación y desarrollo o innovación tecnológica o un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones correspondientes a dichas actividades, en los términos establecidos en el apartado 4 del artículo 35 de esta Ley.